.

.

lunes, 11 de enero de 2010

Historia del automóvil


Historia del automóvil




Historia del automóvil





Ford: Modelo A
Nicolás Joseph Cugnot (1771) creó un
dispositivo para mover cañones con tres ruedas y caldera de vapor.
Pero Amedée
Bollée fundó un centro de fabricación de motores a vapor con orientación comercial y
presentó un carricoche a vapor en 1873 al que llamó “L’Obéissante” (1873).


Amedée

Bollé:
1880 un viaje para la historia


Bollé realiza el primer viaje conocido de la historia del automóvil.
Lo realizó entre París y Berlín en un vehículo similar a un autobús movido por vapor.
Gottlieb Daimler registra la patente de un motor de gasolina previsto
exclusivamente para su montaje en un vehículo en abril y presenta en agosto el
“vehículo montura”, el antecesor de la motocicleta. Paul, el hijo de Daimler,
realiza el primer viaje público, con lo que se transforma en el primer “motero”
de la historia.



El tribunal de Justicia alemán inhabilita la patente (registrada ya en
1877) del motor de cuatro tiempos de Nikolaus Otto, lo que abre las posibilidades de
mercado para los fabricantes de motores.


Ford, la primera licencia para conducir


Henry Ford pone en marcha su primer vehículo, el Quadricycle. Para
circular por las calles de Detroit se ve obligado a pedir al alcalde un permiso especial
de circulación: la primera licencia para conducir de EE.UU. y Ford se convierte así en el
primer ciudadano en tener licencia para conducir.



Ford convirtió al automóvil
en un objeto cotidiano, “democratizó”, en cierta forma, su uso y fue el gran
promotor de las clases medias en su país.
“Yo construiré un auto para la gran multitud…tan barato que
ningún hombre sea incapaz de tenerlo”… dijo Henry Ford en su presentación del
proyecto de su Modelo T. El resultado fue un auto accesible, una empresa con
altos salarios, y un impulso a la naciente clase media norteamericana.
Ford, de raíces agrarias modestas de Michigan, pensaba que
los chicos que hacían los autos debían tener la posibilidad de comprarse uno
para ellos, de tal manera que también pudieran ir a dar una vuelta el domingo
tarde. En lugar de escuchar a sus patrocinadores, que querían construir
automóviles sólo para ricos, Ford se deshizo de ellos. Esto probó ser apenas el
primer movimiento en una cruzada que haría de él el padre de la industria
americana del siglo 20.
Cuando el primer Modelo T, negro, rodó en 1908, fue aclamado
como “el auto de todos los hombres de América”: Elegante en su simplicidad y la
máquina de los sueños, no solo para los ingenieros sino para los hombres que lo
mercadeaban también.



Para 1912, la compañía de Henry Ford tenía 7.000 vendedores a
lo largo del país. Trabajó asegurándose de que la infraestructura automotora se
desarrollara al mismo tiempo que los autos. Impulsó las estaciones de gasolina
por todas partes, y realizó una campaña para tener mejores caminos; los que
eventualmente se convirtieron en el sistema de autopistas interestatales, que
aún son la envidia del mundo”.


Ford T: La revolución llega de Estados Unidos


Barato, fiable, de sencilla reparación y producido en cadena. Ford
sienta las bases del futuro, basándose en estrategias como esta, debido a que la pintura
negra es la que más rápido seca, algo que Ford necesitaba para cumplir con los tiempos
de entrega.



Además, sus autos recorrieron por las “carreteras” de 1909,
4.000 Km hasta Seattle en 22 días, es decir 321 kilómetros diarios de media. Ford
eliminó a partir de 1909 todo el resto de su producción para dedicarse en exclusiva al
Modelo T, del cual se vendieron 15 millones de

vehículos

hasta 1927 con ganancias
millonarias.
Se calcula que en 1920 la mitad de vehículos matriculados en todo el
mundo son de este modelo. El problema surgió cuando tuvo que cambiar de modelo y,
obligadamente, toda su maquinaria para adaptarla a los nuevos procesos. Fue un mal momento
que la empresa superaría sin demasiados problemas.



Karl Benz patenta el primer auto a motor


Benz consigue una patente que le identifica como creador del primer
automóvil “capaz de moverse por sí mismo” con un motor de combustión interna.
Era un triciclo con la rueda delantera dirigible (pues no había podido resolver los
problemas de dirección con dos ruedas), un sólo cilindro y 0,88 caballos.



El nacimiento oficial del coche corresponde a Benz, pero otros también
experimentaban. En 1886, De Dion Boutton & Levassor ofrecía por catálogo vehículos
con propulsión a vapor. En 1888, Magnus Volk convierte un carruaje en coche eléctrico y
un sultán turco encarga uno. Volk es, pues, el primer exportador de vehículos.
John B. Dunlop monta un primitivo neumático con cámara de aire sobre
la bicicleta de su hijo, que se convierte en el primer usuario de neumáticos de la
historia. Pero el invento ya estaba patentado por otro escocés, Robert W. Thomson, en
1845.
La liberalización del neumático ayuda a su incorporación al
automóvil, que hasta entonces usaba bandas de rodadura de acero o con correas de cuero
superpuestas en estas.
Se reduce el ruido y mejora infinitamente la amortiguación, concepto
casi inexistente entonces.
Un automóvil Peugeot se suma a la famosa carrera ciclista
París-Bercy, haciendo una media de 15 km/h y cubriendo prácticamente toda la carrera,
con el único ánimo de demostrar su eficacia y reivindicar las carreras.
Antes, en una carrera del 31 de mayo, se había producido el primer
accidente. Un peatón cruzó ante un corredor y cayó desvanecido por el pánico. Aunque
no sufrió daño alguno, las autoridades suspendieron las carreras.



La empresa Panhard & Levassor sitúa el motor por primera vez en la
parte delantera del vehículo. Ello requiere un complicado sistema de transmisión, pero
el automóvil gana en estabilidad.
Wilheim Maybach crea el carburador de difusores variables con lo que la
mezcla de carburante se adapta mejor a la potencia del motor. Posteriormente, trabajando
junto con Daimler, incorporaría innovaciones mecánicas del calibre de los frenos
mecánicos a las cuatro ruedas y el bloque de cilindros y culata en un único cuerpo.



Rudolf Diesel obtiene la patente para un motor de combustión interna
sin bujías que será el germen del motor que llevará más tarde su nombre.


Primer “gasolina” made in USA


Aunque en 1891 William Morris ya había circulado por las calles de
Chicago con un automóvil eléctrico, no sería hasta septiembre de 1893 cuando Frank Duryea probase el primer automóvil de gasolina estadounidense.



Ni el vapor, ni la electricidad, ni la gasolina lograrían despertar
entusiasmo por el automóvil en los EEUU, que se incorporarían casi 15 años más tarde
al “boom” automovilístico que había recorrido Europa.
En parte por problemas técnicos y en parte por facilitar la
construcción, Benz vuelve a incorporar elementos del carruaje en el Benz Victoria. Los
compradores, más receptivos a estos modelos “conocidos”, aumentan y Benz decide
poner a sus automóviles nombres procedentes de la construcción de carruajes.


Producción… ¡ en serie!


La demanda del Benz Velo, más pequeño y ligero que el Victoria, hace
reflexionar a Benz en la posibilidad de producir el coche en pequeñas series y así lo
lleva a cabo con enorme éxito.



La obligatoriedad de un “faro humano” en la parte delantera.
Los primeros camiones comienzan a transportar mercancías, los
empresarios ingleses prevén el peligro potencial de este medio de comunicación para sus
intereses y consiguen que se dicte una ley restrictiva.
Esta ley obliga a todos los vehículos a llevar por delante una persona
con una luz y una bandera para avisar al resto de conductores y viandantes. Esta ley, la Locomotiv Act, ejercía un efecto muy negativo en la evolución del automóvil.
Ello junto con la “Primera exposición de automóviles de Gran
Bretaña”. Tuvieron tal resonancia pública que el 14 de noviembre de 1896 la Cámara
de los Comunes abolió parcialmente la ley, manteniéndola como estaba para los vehículos
de más de tres toneladas y obligando a los de menor tonelaje a circular a menos de 25
km/h.


Oldsmobile, primera firma en Estados Unidos


Ransom Olds fue el primer norteamericano en construir vehículos
motorizados y por tanto su marca es la más antigua de todas las norteamericanas que
todavía viven.
Hasta 1898 las primeras suspensiones eran ballestas como las de los
coches de caballos. Entre 1898 y 1899 y basándose en un invento para bicicletas los
fabricantes comienzan a instalar primitivos amortiguadores para el descanso de la espalda
y su final de los conductores.
Un vehículo eléctrico con forma de torpedo y de nombre “Jamais
Contente” sobrepasa los 100 km/h. Es uno de los récords de velocidad más recordados
por cifra que se consideró mítica en aquél entonces.





Mercedes, el nombre de una niña para la historia del automóvil


El primer Mercedes debe su nombre al de la hija de Emil Jellinek que
encargó un coche futurista a la empresa Daimler. Este “loco” de la velocidad
pidió a la Daimler un coche que superase los 40 km/h para vencer en las carreras con que
la alta sociedad se divertía en la Costa Azul.
Los constructores se asustaron por las posibles responsabilidades de
algo no experimentado por persona humana hasta el momento. Jellineck les eximió de
cualquier responsabilidad. Cuando lo tuvo, realizó la presentación en los jardines de su
palacio.



Entre el entusiasmo generalizado, alguien preguntó a Jellineck por el
nombre del coche. Este, cogido por sorpresa, vio a su hija y la llamó
“¡Mercedes!” para ganar tiempo. Sus invitados tomaron este apelativo por el
nombre del coche y él, encantado, no deshizo el feliz malentendido. El Mercedes de 1901
fue el “terror” de las carreras.


612 fábricas en todo el mundo


En todo el mundo existían 612 fábricas en todo el mundo: 112 en el
Reino Unido, 11 en Italia, 35 en Alemania, 167 en Francia, 215 en EE.UU. y 11 más en el
resto del mundo.
Las primitivas transmisiones usaban correas de cuero para mover el
automóvil. Pero Nikolaus Dürkop comienza a fabricar vehículos de competición con
transmisión basándose en cadenas, un avance que se impondrá en breve.
La empresa holandesa Spyker presenta en el Salón Internacional de
París un coche revolucionario con motor de seis cilindros y tracción a las cuatro
ruedas, aunque no lo produce en serie. Esta última conquista la realizaría la empresa
británica Napier, aunque sería en 1907.





¡Paso a Ford!


A pesar de todo, Henry Ford construyó y probó en 1896 su primer
vehículo a motor, el Quadricycle, aunque no sería hasta 1903 cuando fundó la Ford Motor
Company en Detroit. Es el mismo año de la primera producción en serie con el modelo A,
precursor del famoso modelo T.
El príncipe enrique de Prusia patenta el 24 de marzo el
limpiaparabrisas. Un ingenio que no se volverá eléctrico hasta 1923 en EE.UU.
La Rolls fabrica la máxima expresión del lujo sobre ruedas, el
mítico “Silver Ghost ” (Espectro plateado), el coche que daría su fama a la
marca y predecesor del “Phantom” (Fantasma) y antecesor del “Silver
Spirit” (Espíritu plateado).

Una curiosidad, su estatuilla procede de una auténtica estatua griega
que conmemoraba la victoria de Samotracia. En cuanto a su nombre hay dos versiones: unos
la llaman el “Ecstasy Spirit” el Espíritu del Éxtasis, mientras otros, más
familiarmente la denominan Emily.





1914 La guerra se motoriza


Con la Primera Guerra Mundial llega la motorización de los conflictos
bélicos. Para empezar, serían los Renault que se usaban como taxis en el París de la
época el medio de transporte que se requisaría para el transporte urgente de las tropas.

Pero no solamente camiones, ambulancias y vehículos privados se ven
envueltos en los sucesos. En la batalla del rió Somme en septiembre del 96 el ejército
británico usa por vez primera vehículos blindados.
Los vehículos se popularizan en este “contacto” con las tropas y
los civiles.





1916
Bayerische Motoren Werke

Nace la BMW con sede en Munich de la fusión entre una fábrica de
motores y otra de aviones perteneciente a Gustav Otto.
Entra en funcionamiento el primer semáforo en Detroit. Se trataba de
un aparato para apuntar que ya entonces poseía luces con tres colores diferentes. A Wills
St. Claire debemos los faros de marcha atrás que se conecta automáticamente. En ese
mismo año, “nace” el freno hidráulico de Malcom Loughead e introducido por la
firma Duesenberg.



¡Chrysler!


Walter Chrysler presenta un primer vehículo con su nombre. Poco
después, monta un sistema de frenos hidráulicos a las cuatro ruedas en su modelo 70,
famoso también por la manera en que Chrysler lo promocionó.

Su modelo no fue admitido por falta de espacio en la exposición
nacional de automóviles de Nueva York. Pero Mr. Chrysler llevó la montaña a Mahoma
presentando su coche en la entrada del hotel donde se alojaban los más importantes
hombres de negocios de la industria automovilística.
La primera carretera autorizada únicamente para
vehículos ve la luz el 21
de septiembre de 1924. Su trayecto comprende desde Milán a Varese. Ya en 1932 se inaugura
la primera autopista “seria” con cuatro vías.


Mercedes Benz


El 22 de julio las juntas generales de las empresas Benz y Daimler
deciden la fusión de ambas. La marca se denominará Mercedes Benz y la firma es
Daimler-Benz AG.





Volvo


Nace la empresa sueca Volvo, palabra latina que quiere decir “yo
ruedo”. Curiosamente su primer modelo, el OV 4 es un coche descubierto, algo
discordante con las bajas temperaturas reinantes en el país nórdico.

Por ello, sus fabricantes iniciarán rápidamente un modelo de
carrocería cerrada. La Volvo tiene una fama que la ha ayudado en su expansión, se les
conoce como “el tractor más rápido del mundo” debido al detalle con que se
preocupan de la seguridad tanto activa (lo que se puede hacer para evitar un golpe) como
pasiva (lo que ayuda una vez que el golpe es inevitable).


Volkswagen, el “coche del pueblo”


Volkswagen nace de la idea de construir un automóvil popular un
“Volkswagen”, en castellano, “coche del pueblo”. El gobierno nazi
alemán de entonces encarga a Ferdinand Porsche un estudio, que el constructor presenta
este año, aunque los dos primeros vehículos no serían construidos hasta 1936 y el
arranque definitivo no se realizaría hasta 1938, fecha en la que Porsche quedaría como
director de la fábrica.
El conflicto bélico y circunstancias políticas relanzarían el
proyecto que no vio la luz de forma consolidada hasta 1948, cuando el
“escarabajo” en España o “Beetle” en EE.UU. a partir de 1959, no
alcanza cotas realmente importantes.

Desde que apareció el primer vehículo a motor a finales del siglo
pasado, el automóvil no ha dejado de evolucionar para hacerse más rápido, cómodo,
seguro y ahora, más ecológico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Imágenes Autos Antiguos

Red Amigos del Mundo Virtual

.

.

.

.